Archivo de la etiqueta: consejo

Pecados culturales (IV) – El hundimiento

Últimas noticias: el fracaso (¿definitivo?) del PEC

Cuando ya creíamos que el PEC había sido simplemente abandonado –como otros proyectos culturales de envergadura- en algún cajón del Ayuntamiento, parece que algo se mueve. En febrero de 2012, la nueva consejera de cultura, Ana Zabalegui –anterior responsable del PEC, a la que suponemos perfectamente informada- declara que: “En este momento estamos desarrollando la base del plan, viendo por dónde empezamos y cuál va a ser la mecánica operativa. Va a ser uno de nuestros principales proyectos.”

Pero, a la vista de los hechos, no es más que una cortina de humo para aplazar el batacazo irremediable. Sólo tres semanas después, Fermín Alonso, concejal de cultura del Ayuntamiento, anuncia públicamente la cancelación del contrato con la empresa KEN (la ajudicataria que todavía se mantenía en el proyecto), por no cumplir los plazos.

Fermín Alonso y José Carlos De La Dehesa, en rueda de prensa. (ep)

De los 55.000 euros presupuestados se han gastado 30.000 en elaborar un diagnóstico de la vitalidad cultural, que la concejalía aprecia como suficiente y válido. Otra es la opinión de la oposición municipal, que llega a pedir la dimisión del concejal por “negligente”.

Sin embargo, la concejalía se guarda un as en la manga: propone una Mesa de la Cultura, de carácter participativo, que recoja el testigo del PEC. A partir de esta nueva propuesta, la oposición se posiciona. Matizándola y ampliándola como NaBai, que recupera su modelo de Consejo de la cultura; o como Bildu, cuestionándola y proponiendo un proceso participativo previo para conformar el nuevo órgano de gobierno.

Por su parte, REC , el único agente cultural que derivado del grupo 15M Cultura ha seguido críticamente el proyecto, publica el artículo “Adiós al Plan”, en el que expone su visión del fracaso consistorial y apunta hacia la política de recortes culturales como razón última de la cancelación del PEC.

En los días posteriores, REC inicia una ronda de contactos con todos los grupos municipales. El objetivo: chequear la situación. El punto de partida es una carta abierta, “Sobre la mesa”, dirigida a los partidos, en la cual se insiste en 4 condiciones para recuperar la confianza: “que la mesa de cultura, formada por agentes culturales, sea un órgano ejecutivo, con capacidad de decisión plena, y no meramente consultivo, que tenga una asignación presupuestaria, que abra vías de participación real (es decir, que no tome las decisiones por sí mismo, sino mediante convocatorias abiertas y procedimientos inclusivos) y que tenga capacidad de dotarse a sí mismo de estatutos.”

Pero la (im)probable historia de la mesa o consejo de cultura será ya otro relato y merecerá a buen seguro otra crónica; al día de hoy la única constatación es el fracaso absoluto del PEC, posiblemente por una combinación de causas técnicas y políticas. La falta de recursos económicos y de tiempo para desarrollar un complejo proceso participativo unido al desconocimiento del tejido cultural pueden ser algunas de las razones del fracaso técnico del proyecto. No obstante, el largo silencio administrativo –5 meses nada menos- tras la suspensión de actividades del proceso participativo de PEC y el descuelgue de empresas y responsables, indica que la crisis del proyecto y su cancelación tienen una explicación eminentemente política.

La flagrante contradicción de las declaraciones de la consejera de cultura del Gobierno navarro y el anuncio del concejal del Ayuntamiento, así como la sorpresa de Fátima Anllo al verse como culpable única del desaguisado, nos señala la determinación política como causa mayor del finiquito del proyecto.

El PEC, pese a que estaba mal concebido y gestionado, podría haber tenido una segunda oportunidad, si hubiera habido suficiente confianza e implicación por parte de los responsables políticos que lo impulsaron. Pero en verdad era un proyecto fuera de lugar, destinado al fracaso.  Hay quien dice que era propio de otros tiempos más prósperos y más aperturistas. No lo sabemos. Sólo nos ha dejado un limitado informe y una estela de deslegitimación de las iniciativas de la administración en cultura y participación.

El ejecutivo navarro ha seguido maniobrando hábilmente con las ayudas culturales. Ha concedido, por ejemplo, sustanciosas pero rebajadas ayudas a entidades como la ENT y ha cancelado la pequeña subvención de los festivales de cine navarros. Sigue jugando, con mano experta, al juego que mejor conoce: el oportunismo y la improvisación como ingredientes básicos del espejismo cultural. Todo ello sin abandonar los manuales de gestión neocon: liberal en lo económico, conservadora en lo social.

Creemos sin embargo que, con el fracaso del PEC, el espejismo se ha esfumado definitivamente.

Pecados culturales (I) – El origen


A modo de prólogo

Comenzamos, con esta primera entrega, una serie dedicada a la tormentosa relación que mantienen el ayuntamiento de Pamplona y la vida cultural de la ciudad.  No es más que la crónica de unos tiempos revueltos, plagados de ilusión y desengaños, acuerdos frágiles, miedos y traiciones. Como cualquier historia de pasión, ésta tiene un final abierto. Los capítulos escritos no sirven más que como preámbulo de lo que está por venir.

Tanto es así, que aparte del poco placer o saber que pueda extraerse  de su lectura, el fin declarado de esta crónica es llamar la atención sobre los acontecimientos futuros, sin ir más lejos:

23 de mayo, miércoles, debate público:
“¿Un consejo para qué? Participación ciudadana y política cultural”
19:30
en IPES (c/ Tejería 28)

Folleto 13M

Presentación

Es ya un tópico recurrente entre los creadores y agentes culturales de la comunidad foral –quizá una muestra  de esa “cultura de la queja” que señalara R. Hugues- la afirmación sin paliativos de que Navarra ‘ha abandonado a la cultura’. Un lugar común casi tan extendido como aquel con el que se replica categóricamente desde las instituciones: Navarra ha sido una ‘comunidad puntera’ en inversión cultural.

Paradójicamente, ambas afirmaciones pueden ser ciertas.  Sin embargo, en su interesada parcialidad, no muestran la verdadera situación del sector. Entre otras razones porque ninguna de las dos responde a un enfoque crítico, con cierta perspectiva histórica, capaz de dibujar un panorama más exhaustivo.

Y precisamente para aportar algo de luz sobre el panorama cultural navarro de los últimos tiempos, hemos elegido el PEC, el Plan Estratégico de Cultura impulsado por el Ayuntamiento de Pamplona, como motivo central e hilo conductor de esta breve crónica divulgativa sobre la deriva de la cultura navarra: del sueño de la capitalidad europea a la pesadilla de los recortes salvajes.

El PEC como primer y tal vez último pecado cultural cometido por una clase gobernante cuya fe en la cultura es escasa, tardía, vacilante… Y contradictoria.

Antecedentes: Pamplona 2016

El inicio de esta historia no va a ser un diagnóstico catastrófico del sector. Sería tan fácil poner sobre la mesa una larga cadena de despropósitos de las dos últimas décadas como responder con datos de las generosas actuaciones institucionales. No perderemos tiempo en defender ni una ni otra postura. Nuestro relato pretende, por el contrario, ofrecer una lectura más amplia de la situación, una que permita entender la mala gestión y la prolijidad en el gasto como dinámicas complementarias.  Tenemos un punto de partida inmejorable para ello: el fracaso de la Candidatura de Pamplona a la capitalidad cultural europea 2016.

La presentación  de un proyecto improvisado –con cierto y tímido perfil participativo- hizo que las instituciones navarras se toparan con la cruda realidad. La vieja Pamplona, como “cruce de culturas”, sede del Camino de Santiago y de la Fiesta, no resultaba atractiva ni para el público (las votaciones por internet en la página oficial la situaron en el nº 13 de 14, con el 2’08% de los votos), ni para el jurado internacional, ya que no pasó si quiera a la última frase. Entre otras razones, se adujo que la candidatura carecía de un plan estratégico cultural o “una estimación económica real”.

Por el contrario, Donostia-San Sebastián, nuestra vecina, resultó brillante ganadora, más allá de polémicas de malos perdedores. Basta comparar ambos proyectos en extensión, desarrollo, referencias y hasta lenguaje empleado, para advertir la distancia abismal entre un proyecto localista y conservador y otro inscrito en las corrientes de la cultura contemporánea y con vocación innovadora e internacional. Es probable que ninguno de ambos proyectos llegara a satisfacer una exigente visión crítica de la cultura, pero en términos de la ‘industria cultural’ convencional, no tienen comparación posible.

No obstante, el fiasco en 2010 de la iniciativa institucional ‘Pamplona 2016’, denunciada por la oposición como un despilfarro publicitario, tuvo una consecuencia reveladora.

La constatación para todo el mundo -políticos, agentes culturales, creadores y ciudadanía- de que Pamplona había fracasado de manera estrepitosa porque no había desarrollado una política cultural ni disponía de un plan… Mientras, la mayoría de capitales de provincia con ambición en el sector hacía tiempo que lo habían elaborado para presentarse en condiciones al codiciado concurso.

Como por arte de magia, el Ayuntamiento de Pamplona, resentido por el fracaso, ordena al mismo equipo de gestores culturales convertir el malogrado proyecto en una esperanzadora “Propuesta de bases para un Plan Estratégico de Cultura de Pamplona”. El resultado es un extenso informe que recoge las propuestas principales del proyecto Pamplona 2016, como marco de un concurso para consultoras culturales. La empresa ganadora se encargará de desarrollar el PEC a lo largo de la segunda mitad de 2011.

…Continuará…

[En el próximo episodio: Ciudades culturales y el proyecto del PEC]

Sobre la mesa

Se viene hablando estos días de la necesidad de sustituir el malogrado Plan Estratégico de Cultura por una “mesa” o un “consejo”. Distintos grupos municipales han presentado sus propuestas para cubrir ese hueco.

No obstante, por los documentos que han llegado a nuestras manos, pensamos que ninguna de esas propuestas atiende al reto fundamental: la creación de espacios de participación ciudadana en las políticas culturales, o lo que es lo mismo, la puesta en marcha de herramientas de gestión democrática real, abierta y transparente, de los recursos e infraestructuras públicos.

Los detalles de la confección técnica de dichos espacios y herramientas nos parecen secundarios. Sí consideramos, en cambio, que hay cuatro características irrenunciables que el nuevo órgano de gobierno municipal debe reunir:

  1. Que sea un órgano ejecutivo, con capacidad de decisión plena, y no meramente consultivo.
  2. Que tenga una asignación presupuestaria.
  3. Que abra vías de participación real. Es decir, que no tome las decisiones por sí mismo, sino mediante convocatorias abiertas y procedimientos inclusivos.
  4. Que tenga capacidad de dotarse a sí mismo de estatutos.

Si no recoge estos cuatro puntos, la puesta en marcha de la nueva mesa, consejo o lo que sea, no supondrá más que la aceleración de tendencias que parecen, a estas alturas, difíciles de revertir: el alejamiento entre las instituciones y tejido cultural vivo, la gestión de la cultura como amenaza más que como riqueza, o lo que es peor, el expolio de unos recursos que son de todos.

En síntesis, estamos ante la oportunidad de realizar verdaderos avances en el acceso democrático a ese patrimonio común que genera la cultura en la ciudad. O bien continuar con un paripé muy poco disimulado.