Archivo mensual: abril 2012

Sobre la mesa

Se viene hablando estos días de la necesidad de sustituir el malogrado Plan Estratégico de Cultura por una “mesa” o un “consejo”. Distintos grupos municipales han presentado sus propuestas para cubrir ese hueco.

No obstante, por los documentos que han llegado a nuestras manos, pensamos que ninguna de esas propuestas atiende al reto fundamental: la creación de espacios de participación ciudadana en las políticas culturales, o lo que es lo mismo, la puesta en marcha de herramientas de gestión democrática real, abierta y transparente, de los recursos e infraestructuras públicos.

Los detalles de la confección técnica de dichos espacios y herramientas nos parecen secundarios. Sí consideramos, en cambio, que hay cuatro características irrenunciables que el nuevo órgano de gobierno municipal debe reunir:

  1. Que sea un órgano ejecutivo, con capacidad de decisión plena, y no meramente consultivo.
  2. Que tenga una asignación presupuestaria.
  3. Que abra vías de participación real. Es decir, que no tome las decisiones por sí mismo, sino mediante convocatorias abiertas y procedimientos inclusivos.
  4. Que tenga capacidad de dotarse a sí mismo de estatutos.

Si no recoge estos cuatro puntos, la puesta en marcha de la nueva mesa, consejo o lo que sea, no supondrá más que la aceleración de tendencias que parecen, a estas alturas, difíciles de revertir: el alejamiento entre las instituciones y tejido cultural vivo, la gestión de la cultura como amenaza más que como riqueza, o lo que es peor, el expolio de unos recursos que son de todos.

En síntesis, estamos ante la oportunidad de realizar verdaderos avances en el acceso democrático a ese patrimonio común que genera la cultura en la ciudad. O bien continuar con un paripé muy poco disimulado.

Anuncios